Bandeja de comedor escolar

La mayoría de las Comunidades hace caso omiso a la recomendación del Defensor del Pueblo de abrir los comedores a los menores vulnerables. Uno de cada tres niños en España vive en riesgo de exclusión social y en 450.000 hogares no se come pescado o carne más de dos días en semana. Gema, madre de un niño que comerá en verano gracias a una ONG: “En España no solo los inmigrantes necesitan ayuda para dar de comer a sus hijos”.

Llega el fin de curso, y con él llega también el cierre de los comedores escolares. Miles de niños perderán este mes la beca que les da acceso a una comida saludable y caliente al día. Porque solamente cuatro Comunidades Autónomas han anunciado que mantendrán abiertos los comedores escolares también en los dos meses del verano, tal y como ha vuelto a pedir un año más la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril.

De las diecisiete Comunidades Autónomas, tan solo Andalucía, Cataluña, Valencia y Canarias han dado publicidad a sus programas estivales de comedores escolares. En Andalucía por tercer año consecutivo abrirán para garantizar la alimentación de niños provenientes de familias en riesgo de exclusión social. Las entidades y ONG que se encargan de organizar las actividades de verano en los centros serán las encargadas de repartir los alimentos. Unos 4.500 menores se beneficiaron el año pasado de esta medida.

 

Fuente: 20minutos.es